martes, 28 de septiembre de 2010

Regalos cotidianos



El otro día en la tienda Natura de Santander, me dieron una bolsa de papel. Cuando legue a casa, vi que en sus dos caras se contaba una historia, la transcribo: 

Un viejo indio estaba hablando con su nieto y le decía:
"Me siento como si tuviera dos lobos en mi corazón. Uno de los dos es un lobo enojado, violento y vengador. El otro esta lleno de amor y compasión".
el nieto le preguntó: 
"Abuelo ¿dime quien de los dos lobos ganará la pelea en tu corazón?.
El abuelo contestó:
"Aquel que yo alimente".
Es verdad, mi corazón esta lleno de aquello que yo alimento

A todas horas, uno recibe regalos que le sirven como guía para seguir en la consciencia. Soy afortunada por disfrutarlos.


2 comentarios:

Olga i Carles dijo...

Gracias.
Esa es una verdad completa.
Todo depende del tipo de alimentación.
Hay que saber discernir y digerir.



Un abrazo.

Carmen Gallego dijo...

Gracias por leer lo que escribo. Estamos recorriendo el camino.